Ver
Marzo 2018

Documento de Propuestas Concretas en materia de Ciudades Inteligentes para candidatos a la Presidencia de México.

Smart Cities es el concepto que define la mejora de la eficiencia de las ciudades y de la calidad de los servicios que recibe el c...

Leer +

Ciudades inteligentes: un mercado de 1,29 billones de euros

Por primera vez en la historia hay más gente viviendo en zonas urbanas que rurales. De este modo, alrededor del 55% de la población mundial vive en ciudades, lo que supone una actividad económica que se traduce en 53,56 billones de euros. Y se espera que estas cifras crezcan todavía más con el paso del tiempo.

 

De hecho, para 2050 se estima que el 70% de la población vivirá en ciudades y que el mercado de las Smart Cities supondrá 1,29 billones de euros para 2020, superando los 250 valores cotizados en las industrias de infraestructuras, construcción, energía, seguridad o movilidad, entre otros. Así se deriva de un estudio elaborado por el banco de inversión Bank of America Merrill Lynch, el cual analiza el auge de las ciudades inteligentes y su impacto en la economía de los países.

 

¿Pero cómo se puede definir este concepto? Según, Sarbjit Nahal, responsable de inversiones temáticas de Bank of America Merrill Lynch, "una ciudad inteligente es una ciudad innovadora que usa las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) y otros medios para mejorar la calidad de vida, la eficiencia del funcionamiento y los servicios urbanos, así como la competitividad, mientras se vela porque se responda a las necesidades de las generaciones presentes y futuras con respecto a los aspectos económicos, sociales, ambientales y culturales".

Ver
Ver
Enero 2018

Smart Cities: de los silos de información a la visión holística

La corporación de soluciones tecnológicas a la gestión de las ciudades está generando ingentes cantidades de datos de forma perman...

Leer +

Spider, Plataforma de Gestión Urbana

Pedro Sánchez, Senior Product Manager de Ikusi, nos habla de los beneficios de la plataforma Spider, dirigida a gestores, autoridades y planificadores municipales.

Ver

Ikusi en Smart City World Congress

Del 14 al 16 de noviembre se va a celebrar en Barcelona la próxima edición de la Smart City Expo World Congress.

Ikusi mostrará su propuesta de ciudad inteligente basada en su plataforma de gestión ciudadana que permite a los responsables de la toma de decisiones mejorar la gestión general de las ciudades, aumentar la eficiencia de los procesos cotidianos y mejorar, al mismo tiempo, la seguridad, la planificación estratégica y la satisfacción general de los ciudadanos.

Ver

Aprobado el Plan Vitoria-Gasteiz Smart Green City para su desarrollo hasta 2024

Un total de 17 proyectos para modernizar los servicios de transporte público, alumbrado, aguas, limpieza, pago de impuestos, contratación y emprendimiento, entre otros, conforman el Plan Vitoria-Gasteiz Smart Green City que este lunes aprobaba la Junta de Gobierno del Ayuntamiento vitoriano para su desarrollo en los próximos siete años.

El plan se articula en tres ejes estratégicos relativos a la gestión municipal, la sostenibilidad urbana y la cohesión social. “Queremos impulsar importantes mejoras en la prestación de los servicios municipales, aumentar su eficacia mediante el uso inteligente de la información, mejorar la relación entre la Administración y la ciudadanía, ganar en transparencia y dar nuevas oportunidades de desarrollo social y económico”, explicaba Gorka Urtaran, alcalde de la ciudad.

Sostenibilidad, telegestión, transparencia y participación

Entre los seis planes que conforman el eje de actuación de sostenibilidad urbana, infraestructuras y movilidad, destaca el denominado Smartquesinas, que contempla la instalación en paradas de autobús estratégicas de marquesinas interactivas, y el Smart Parking, con pago mediante teléfono móvil y mejora de la información sobre las plazas libres para ganar en eficacia.

Ver

Corporación Mondragón organiza la Jornada Smart Cities MISE

La División de Ingeniería y Servicios de Mondragón (MISE) organiza la Jornada Smart Cities MISE, que se llevará a cabo el próximo 31 de octubre en las instalaciones del Polo de Innovación Garaia de Mondragón (País Vasco).

La Jornada abordará cinco aspectos de las ciudades inteligentes: Administración y gobernanza electrónica, Formación y empleo en el ámbito de las smart cities, Gestión de servicios públicos urbanos y calidad ambiental, Rehabilitación y regeneración urbana integrada e Implantación de sistemas BTR eléctricos. Corporación Mondragón mostrará las estrategias y metodologías que ha desarrollado en cada uno de estos ámbitos.

Ver

El ‘smart campus’, el paso previo y lógico a la ciudad inteligente

Varias universidades trabajan para crear centros inteligentes

Gestionan residuos, aguas, electricidad y movilidad, como una urbe

Las ciudades son los lugares en los que se produce un mayor consumo de recursos y donde se demandan más servicios. Por eso, el gran reto de las urbes, que se ha popularizado bajo el concepto de smart city, es hacer frente a esta creciente situación y, de una forma u otra, minimizar el consumo desbordado, acabar con el malgasto económico y acercarse poco a poco hacia la sostenibilidad y eficiencia energética. Todas las ciudades quieren ser inteligentes. Sin embargo, las dificultades que encarna esta transformación, las grandes cifras de población a manejar o la cantidad de dinero necesario para encarar el cambio hacen realmente complicado dar el paso.

En medio de este periplo, las universidades han comenzado a actuar y servir en parte como conejillo de indias, pasando poco a poco a convertirse en inteligentes. Muchos de los campus españoles ya cuentan con departamentos, e incluso vicerrectorados enteros, dedicados a esta misión. Como recuerda el director del proyecto Smart University de la Universidad de Alicante, José Vicente Berná, “un campus se abarrota de gente durante ciertas horas, debe prestar servicios a sus usuarios tales como la matriculación o la realización de la actividad docente, debe gestionar los transportes, los residuos, las aguas, la electricidad, el mantenimiento de las instalaciones, los jardines y parques e, incluso, la movilidad de personas y el aparcamiento de coches. Tenemos los mismos retos que una ciudad, pero a menor escala”.

Entonces, ¿por qué no comenzar a trabajar para convertir las universidades en inteligentes, entendiendo por este término todo lo que engloba al concepto smart? Junto a la de Alicante, otra de las entidades que ha comenzado con este proceso es la Universidad de Zaragoza. Paloma Ibarra, la directora del secretariado de modernización, departamento adscrito al rectorado de sostenibilidad e infraestructura de la universidad, cuenta los pasos que están dando: “Hemos impulsado un sistema de información geográfica que funciona gracias a una base de datos con información geográfica y espacial que facilita los análisis y la gestión de absolutamente todo lo que sucede en el campus”. En la base de datos se introducen los planos detallados de las facultades, aulas, salas, pasillos y aparcamientos. También se analiza el consumo eléctrico, el volumen de personas que transita por cada lugar, el agua que se gasta, las aglomeraciones de vehículos... “Todo”, reitera.

De esta forma, por ejemplo, es posible dirigir a una persona con diversidad funcional por el camino más cómodo en función de su destino, se puede saber qué aulas están vacías según el aforo y servicios que el profesor necesite, o si un grifo está averiado porque pierde agua cuando no hay nadie en el baño. “Tradicionalmente, cada facultad manejaba su información. Esto es una forma de hacerla común a todos y así no desaprovechar el potencial”, insiste Ibarra.

Sin embargo, para que estos avances puedan llegar a buen puerto no es suficiente con que la universidad sea una miniciudad con las mismas necesidades y desafíos. También hace falta un cambio de mentalidad en la población. “Es nuestra gran ventaja. El personal, entre profesores, alumnos y otros empleados, está generalmente predispuesto a abrazar estos cambios”, apunta el rector de la Universidad de Jaén y presidente de la división TIC de la CRUE, Juan Gómez Ortega. “Nuestros ciudadanos son tecnológicamente muy avanzados, ya que hacen un uso intensivo de las tecnologías en su actividad universitaria”, añade José Vicente Berná. La única pega es que algunos de los avances no son aplicables al resto de la sociedad, “ya que se suelen trabajar habilidades ligadas a la formación, a la transferencia de datos o a la gobernanza de los campus”, reconoce Gómez Ortega. Otros puntos, no obstante, sí son extensibles a otro tipo de poblaciones y núcleos urbanos. Sobre todo aquellos que tienen que ver con la sostenibilidad y el consumo de recursos, así como la gestión de la movilidad de personas y de coches.

Los 'ciudadanos' de la universidad son tecnológicamente avanzados, y eso ayuda en esta transformación

En este sentido, Berná, de la Universidad de Alicante, da algunas pistas sobre las que ya están trabajando en su institución. “Monitorizamos la afluencia y uso de los aparcamientos. Primero facilitamos información en tiempo real sobre los accesos de la universidad y su posible embotellamiento. Luego medimos la ocupación de las zonas de parking y orientamos a los usuarios hacia donde es más fácil estacionar”, ilustra. A esto se le añaden otras medidas, como monitorizar los patrones de ocupación de las instalaciones para apagar edificios cuando ya no están en uso, o saber cuándo una cafetería está llena y poder mandar a los alumnos a otra donde haya más espacio.

Biblioteca de la Universidad de Zaragoza.

Pero si el ahorro y la sostenibilidad son dos pilares fundamentales del reajuste smart, otro de la misma talla es la salud y bienestar de las personas. Este es uno de los aspectos que también trabajan en la Universidad de Málaga, que ha creado un vicerrectorado de smart campus para convertir a este centro andaluz en un referente en España. La vicerrectora, Raquel Barco, detalla cómo trabajan en esta línea. “Analizamos las condiciones interiores de los edificios, en base a las temperaturas, la humedad, la presencia de gases o de polen y otros alérgenos, así como el confort térmico en cada momento”.

En el caso de esta universidad, a la movilidad y el ahorro energético se le suma el trabajo en torno a la naturaleza y los huertos urbanos, “para convertir el campus en un gran parque”, cuenta Barcos. Sea como sea, insiste la vicerrectora, es importante que esta transformación sea paulatina, ya que el coste, tanto económico como teórico, es enorme. “En nuestro caso, vamos poco a poco, realizando pequeños cambios que desembocan en otros, porque si no la inversión es enorme”.

El cambio debe ser pausado y reflexionado, porque la inversión necesaria es enorme

Para la construcción de edificios, la Universidad de Málaga cuenta con un presupuesto de 130 millones de euros. “Es difícil saber qué parte se destinará a sensores, datos y todo lo que engloba a lo smart, pero a grandes rasgos, son cifras considerables”. Otro punto trascendental, recomiendan todos los expertos, es que esta transformación vaya de la mano de la Administración de la ciudad en la que opera la universidad, así como de su comunidad autónoma. “En los asuntos de movilidad es imposible hacer un cambio real sin contar con el consistorio y con la empresa municipal de transportes de la localidad”, recuerda Raquel Barco.

Hacia una mejor enseñanza

¿Mejoran todos estos cambios la formación, el fin último de la universidad? “Por supuesto, cuanto más efectivos son los servicios, más beneficiados se ven los usuarios. Si monitorizamos la universidad, todos los recursos destinados a la burocracia pueden emplearse en traer más profesores, mejores conferenciantes o tener más infraestructuras y laboratorios”, ilustra José Vicente Berná.

Por su parte, la vicerrectora de la Universidad de Málaga recuerda un detalle importante: “Es recomendable fomentar estos cambios desde dentro, para que se involucren todos los miembros del campus, además de las empresas e instituciones”. Tras el verano, esta universidad andaluza lanzará el primer proyecto enmarcado en esta idea: “Tenemos un presupuesto de 150.000 euros para que diferentes equipos, formados por estudiantes, profesores y empresas, presenten proyectos para implantar en el campus”, cuenta Barco.

Ver

Entrevista de la AEITM a Héctor Manubens

¿Qué aplicaciones de negocio contempla actualmente su compañía?

En Ikusi proporcionamos soluciones tecnológicas que satisfacen las necesidades de los operadores de los sectores en los que trabajamos.Bajo este foco operan todos y cada uno de los negocios de Ikusi: aeropuertos, redes de telecomunicaciones y TI, Smart Cities...

Hoy el valor añadido de Ikusi pasa por desarrollar soluciones en torno a la adquisición y el análisis de datos que permitan incrementar la competitividad de nuestros clientes a través de la optimización de sus procesos.

Desde esta perspectiva desplegamos soluciones tecnológicas especializadas para dar respuesta a las necesidades de múltiples sectores como aeropuertos, movilidad urbana, smartcities, salud... En el ámbito de la integración de proyectos, prestamos servicios a través de proyectos llave en mano, con la ayuda de alianzas estratégicas. Asimismo, como integradores de redes de telecomunicaciones y TI, diseñamos, implementamos y administramos tecnología e infraestructura para telecomunicaciones con soluciones para diferentes sectores como Operadores, Mercado Empresarial y Gobierno. Ofrecemos alternativas innovadoras para arquitecturas como Networking, plataformas en Cloud, Colaboración, Internet of Things.

¿Actualmente qué niveles de tratamiento de datos se lleva a cabo en las empresas dependiendo de su tamaño, pymes y grandes compañías? ¿Cómo se rentabiliza, por tamaño de compañía, por volumen de datos, o cuáles son las variables más importantes para ello?


El dato se ha convertido en el combustible de las empresas del siglo XXI. Como en otros ámbitos, hay empresas que son la punta de lanza de esta nueva realidad y otras que adoptan un protagonismo menos activo. Pero todas son conscientes de que van a tener que transformar sus modelos a partir del dato. 
Estamos en un momento de búsqueda, tratando saber cómo obtener valor de esos datos. Las empresas necesitan acceder a nuevos perfiles de profesionales capaces de analizar esos datos, obtener patrones de ellos y convertirlos en información relevante para la propia gestión de la compañía y para proponer nuevos negocios y soluciones a los clientes.
La siguiente generación de soluciones será una evolución asociada a la anticipación. El trabajo con el dato en un primer estadio nos ofrece la posibilidad de conocer el pasado, qué ha pasado y por qué ha pasado. Pero el análisis de una cantidad cada vez mayor de datos nos va a permitir transitar hacia una analítica predictiva que nos explicará que va a pasar, y en el estadio superior de este proceso de creación de conocimiento desde el dato seremos capaces de desarrollar una analítica prescriptiva y hacer que las cosas sucedan tal y como las hemos previsto.

¿Las aplicaciones de seguridad se están implantando a la velocidad necesaria del crecimiento de IoT? ¿Son las compañías usuarias de estas aplicaciones o están por detrás de los sucesos de ataque que están llevándose a cabo y son más bien reactivas?


Estamos ante un reto. El volumen de dispositivos IoT está creciendo exponencialmente. Cisco calcula que para 2020 habrá 50.000 millones de dispositivos de todo tipo conectados. Una gran parte de ellos no se han diseñado teniendo en cuenta criterios de seguridad lógica, lo que los convierte en el eslabón débil de la cadena. Tenemos que trabajar para mitigar estas vulnerabilidades con sistemas que bloqueen los posibles incidentes y que permitan resolverlos de forma rápida garantizando la continuidad del negocio.Debemos invertir en dotarnos de unos robustos sistemas de seguridad, pero es tan importante o más conseguir que la empresa y las personas que forman parte de ella tomen conciencia de la relevancia de la seguridad y del cumplimiento de las normas establecidas.

¿Los ingenieros de telecomunicación son un perfil necesario para este negocio? ¿Dónde fundamentalmente y llevando a cabo qué funciones? ¿Qué ventajas pueden ofrecer como profesionales de éste área?
¿Qué formación y/o experiencia específica añadida, requieren para tener oportunidades profesionales?


No cabe duda de que los ingenieros de telecomunicación van a tener un papel fundamental en la transformación digital que ya estamos viviendo. Antes comentaba que los datos son el combustible de los nuevos modelos de negocio, pero de nada sirven si no los transmitimos y los hacemos llegar a los profesionales que los analicen. 
Están surgiendo nuevos protocolos que van a impulsar la comunicación y la transmisión de datos entre miles de millones de dispositivos IoT:NBIoT, LoRa, Zigbee,LoRaWAN, Sigfox, Ble o LTE son algunos de ellos. Los ingenieros de telecomunicaciones son los encargados de crear las arquitecturas híbridas para que los dispositivos se comuniquen a través de los diferentes protocolos.
A partir de ahí, aquellos que quieran ser protagonistas del nuevo entorno digital pueden ampliar su formación con conocimientos específicos de big data e incorporar habilidades de científicos y analistas de datos.La especialización técnica es, sin duda, importante, pero creo que un valor diferencial es cursar un MBA y sumar a la especialización tecnológica la orientación al negocio.

Ver

Un nuevo modelo de ciudad inteligente

Es fascinante la sofisticación a la que están llegando las ciudades inteligentes o Smart Cities con el modelo de ciudad ‘Sense&Respond’ que ‘siente’ mediante los sensores que aporta IoT, y que ‘responde’ sin necesidad siquiera de intervención humana. Estamos creando el estado del arte desde el plano tecnológico, pero nos estamos olvidando de para quién estamos haciendo todo esto.

Internet de las Cosas (IoT) se extiende por todas partes y lo está revolucionando todo. Las ciudades son un lugar perfecto para llenarlo de sensores de todo tipo: de presencia de peatones, calidad del aire, tráfico, sensores de prácticamente cualquier cosa. Todos ellos reportan una cantidad ingente de datos que, sin tratarlos mediante técnicas de ‘business intelligence’, ‘big data’, algoritmos, etc., no son más que ruido. Todos esos datos deben ser convertidos en información, para luego tomar decisiones.

Lo impresionante es que hemos llegado a un nuevo modelo en que las plataformas Smart City que gobiernan la ciudad toman decisiones por sí solas. Es el nuevo modelo conocido como ‘Sense&Respond’, una ciudad que siente el contexto que le rodea por medio de todos esos sensores y que responde de forma automática en función de ese contexto. ¡Y todo en tiempo real!

No hay inteligencia sin trabajar sobre el entorno

Ciertamente, las ciudades están llenas de sistemas que no son nada inteligentes. Conducir por la noche en muchas ciudades es un claro ejemplo. ¿Por qué semáforos en rojo si no hay ningún otro coche cercano, ni peatones, ni ciclistas? Los sistemas de regadío son otro claro ejemplo: se activan incluso estando lloviendo.

Por suerte hay otros entornos más inteligentes como las farolas, puesto que muchas se encienden únicamente cuando la luminosidad baja hasta un nivel determinado. En general, prácticamente todos los sistemas desplegados en la ciudad funcionan sin tener en cuenta la realidad del entorno que les rodea en ese momento.

Por otro lado, ya son muchas las ciudades que cuentan con plataformas de software que gobiernan los sistemas de la ciudad en conjunto, y que aprovechan los datos de contexto que aporta IoT para dotar de inteligencia a la ciudad, y actuar en consecuencia.

Ya estamos viendo controles semafóricos que se adaptan en función del tráfico; farolas encendidas pero que intensifican la luminosidad cuando detectan peatones; sistemas de regadío que no se activan si la previsión meteorológica indica lluvia; paneles de tráfico que orientan a los conductores en función de los flujos de tráfico y congestión y una lista infinita de casos de uso que mejoran la ciudad, aunque puede que no aborden la problemática real de los ciudadanos.

Sin duda estamos creando el estado del arte, pero sobre todo desde el plano tecnológico. Prácticamente cada semana hay eventos relacionados con las Smart Cities, impulsados sobre todo por gigantes tecnológicos y ciudades que quieren parecer más atractivas, pero en todos estos eventos se difumina lo más importante, el ciudadano.

Hace unas semanas, de camino precisamente a una de las ferias más importantes de este entorno, el taxista me preguntaba de qué era la feria, que había muchísima gente. Le dije, de Smart Cities, ciudades inteligentes, y me dijo, ¿qué es eso?

Por un lado, me di cuenta que aunque la ciudad en la que se celebraba el evento es considerada una de las más ‘smart’ del mundo, no lo percibían así sus ciudadanos. Últimamente hago la misma pregunta a toda persona ajena a la industria: “¿Qué es para ti una Smart City?”, y debo añadir que hace poco me llamó la atención un espacio tan genial y poco tecnológico como un parque infantil de exterior que, cuando llueve, despliega un toldo para que los niños puedan seguir jugando. Sin duda, la gran preocupación de todos los ciudadanos-padres y madres con niños pequeños es qué hacer si llueve y quieren sacar al niño a jugar. Tal vez deberíamos pensar no sólo en un ‘Sense& Response’, sino en un ‘Sense-Feel&Response’.

Ver

Ikusi en las III Jornadas sobre Internet de las Cosas de la AEITM

El miércoles 28 de junio se celebró en Madrid la tercera edición de las Jornadas sobre Internet de las Cosas, organizadas por la Asociación de Ingenieros de Telecomunicación de la Comunidad de Madrid (AEITM), en colaboración con el Colegio Oficial de Ingenieros de Telecomunicación.

En este nuevo encuentro se han abordado la sensorización y el tratamiento de los datos, haciendo hincapié en las aplicaciones de negocio. Asimismo, se ha reflexionado en torno a cuál puede ser la aportación del colectivo de ingenieros al reto de la transformación digital de los procesos y los negocios.

Héctor Manubens, director de Smart Cities, ha participado en la mesa redonda para aportar la visión de Ikusi en torno a las ciudades inteligentes. 

Ver

Ikusi ha presentado en Smart City Expo Latam el proyecto lighthouse Replicate

 Ikusi participa en este proyecto con su plataforma de movilidad inteligente Spider

Replicate es un ambicioso proyecto impulsado por la Unión Europea para fomentar las ciudades inteligentes

Estos días Ikusi ha participado en el primer Smart City Expo Latam celebrado en Puebla con la asistencia de representantes de 200 ciudades. Ikusi ha llevado a este encuentro su experiencia en el proyecto europeo Replicate que impulsa el desarrollo de un nuevo modelo de ciudad inteligente y que tiene como objetivo fomentar la eficiencia energética, la movilidad sostenible y la incorporación de las Tecnologías de la Información y Comunicación (TIC) a la gestión de las ciudades. El proyecto lighthouse Replicate, que se enmarca y cofinancia dentro del programa H2020 (convocatoria europea SCC1 Smart Cities and Communities) y está liderado y coordinado por Fomento de San Sebastián, está considerado como el mayor programa de la Unión Europea en el ámbito de las Smart Cities.

Ikusi está participando activamente en el proyecto Replicate con la incorporación de su plataforma de movilidad inteligente Spider que permite la supervisión y gestión de gran volumen de datos provenientes de múltiples fuentes y sistemas operacionales de la ciudad. Spider centraliza, procesa y explota los datos de forma multimodal con herramientas avanzadas de business intelligence (BI) para que planificadores, operadores y autoridades de transporte puedan visualizar la información de forma simplificada, ordenada y sencilla, comprendiendo mejor la realidad del estado actual de la movilidad, y en consecuencia, contribuir a tomar las mejores decisiones para reducir los costes operativos en los servicios, coordinar de forma óptima los recursos y anticiparse a problemas y tendencias futuras que puedan emerger.

El proyecto Replicate forma parte de los proyectos Lighthouse incluidos en el programa Horizon 2020, el mayor programa de la Unión Europea para la investigación e innovación que haya habido nunca orientado a las ciudades. Donostia-San Sebastián (España), líder de este proyecto a través de Fomento de San Sebastián, juega el papel de ciudad “faro” junto con Bristol (Reino Unido) y Florencia (Italia), para otras urbes que participan en calidad de seguidoras, como Essen (Alemania), Lausanne (Suiza) y Nilüfer (Turquía), y que aplicarán el modelo que haya sido optimizado, demostrado y validado. 

Ver